By Logistun 

Siempre decimos que la personas son el activo más valioso de las organizaciones.

Sin embargo, sabemos que frecuentemente los consejos de dirección priorizan sus acciones sobre el capital financiero y otros recursos antes que sobre el capital humano, aplazando las decisiones importantes de la formación de los profesionales para su desarrollo competencial.

Pero con la tecnología emergente y las nuevas tendencias en el consumo la situación está cambiado. El comercio electrónico, la inteligencia artificial y la robótica están facilitando la automatización de las tareas en los almacenes y centros de distribución.

Estos cambios y otros que ya se vislumbran en el horizonte, producirán tensiones en la cadena de suministro y sus operaciones logísticas. Traerán consecuencias para las organizaciones del sector de Transporte y Logística, por lo que el consejo de dirección, con su CEO a la cabeza, tendrá que incluir en su agenda la formación.

Los formadores y expertos en cadena de suministro, con años de experiencia en distintos procesos, funciones y empresas, sabemos y por ello debemos insistir y justificar que este nuevo énfasis en la formación y el aprendizaje continuo es cada vez más necesario e importante en el trabajo, para poder maximizar el valor de la empresa y reducir el impacto en la organización por las nuevas tecnologías y tendencias en el consumo.

En este futuro que ya nos alcanza, nuestros profesionales necesitarán cada vez más utilizar habilidades y competencias nuevas para manejar un conocimiento más y más complejo en sus operaciones diarias. Para ello, el consejo directivo debe entender y decidir cómo preparar a su personal para los nuevos retos, pues no solo importa ser los primeros, sino mantenerse a la cabeza para tomar decisiones complejas.

Cuanto mayor sea el uso de tecnología para la gestión de la información y el dato, más importantes son las decisiones que toman los profesionales. Esto, a su vez, aumenta la importancia de la formación continua. Los empleados y operarios de base, mandos intermedios y gerentes deben ser ayudados desde la dirección general para mantenerse al día con la tecnología y poder así interpretar sus resultados para optimizar la gestión de sus operaciones diarias.

José-Luis Galiana